AGUILAR COMUNICACIÓN Paseo de Pintor Rosales, 44 28008 - Madrid - España T.+34 915 416 846 equipo@aguilarcomunicacion.es

El Blog de Aguilar Comunicación

Repasamos las tendencias en viajes de lujo para 2018

  • Nos hacemos eco del último informe de Small Luxury Hotels of the World ™ (SLH) avalado por la reputada consultora internacional Trendwatching

Las tendencias en el mundo de los viajes cambian a la velocidad de la luz. Como viajeros empedernidos que somos queremos estar a la vanguardia en el mundo del Turismo para este año que comienza y lo hacemos de la mano de SLH y Trendwatching.

Las conclusiones de este informe se han englobado en cinco grandes tendencias o nuevos intereses de los viajeros a cada cual más interesante. Las actividades personalizadas al máximo, los viajes experienciales o el bienestar personal son algunos de los grandes focos de interés detectados en los nuevos  viajeros del mercado del lujo.

 

  1. Lujo que se toca. Liberarse de las masas y hacer algo radicalmente diferente en 2018 es el objetivo del nuevo viajero del lujo. El nuevo lujo va mucho más allá de los cánones establecidos y permite construir recuerdos del viaje más ricos y evocadores. Participar en el diseño de sus propias vacaciones para asegurarse una experiencia genuina. Desde crear el aroma de su habitación o cocinar su propia cena a cumplir sueños como participar en una expedición a los restos del Titanic.  Dar Ahlam, (Marruecos) miembro de SLH, será el primer “hotel errante” que irá cambiando de ubicación durante el año y sus mejores clientes podrán influir la elección del destino.

  1. Experiencias espirituales. El auge que ha experimentado la industria de la salud y el bienestar, plantea nuevos retos en el turismo de lujo. Más allá de contar con el spa mejor decorado y equipado, los viajeros reclaman programas con expertos enfocados a la meditación, el mindfulnes y el autodescubrimiento. Por ejemplo, los guías del Hotel Sankara&Spa de Yakushima en Japón guían a los huéspedes en una visita a los “puntos de energía” naturales en la isla, declarada Patrimonio de Mundial de la Humanidad.

 

  1. Refugiarse en la literatura. Qué mejor modo de escapar del exceso digital de nuestra vida diaria que refugiarse en la atemporal literatura. Bibliotecas con obras únicas o tener la posibilidad de sumergirse en el ambiente de grandes clásicos como Alicia en el País de las Maravillas, son algunos de los placeres que pueden disfrutar los viajeros de lujo. El Betsy South Beach (Miami), miembro de SLH,  alberga la Sala de Escritores Betsy, que sirve como espacio de encuentro y trabajo donde  escritores y huéspedes pueden interactuar. El hotel Kristiania Lech (Austria), miembro de SLH, tiene su propio ‘mayordomo literario’, quien entrevista a los huéspedes para detectar sus gustos literarios y así poder proporcionarles una selección personalizada de libros para disfrutar durante su estancia.

 

  1. Guardianes del sueño. En un momento en el que los problemas de sueño están a punto de ser considerados una pandemia mundial, los viajeros demandan de los alojamientos de lujo que les proporcionen el mejor descanso posible más allá de una selecta carta de almohadas. Tratamientos y soluciones diseñadas por profesionales para conciliar un sueño profundo y relajante. El grupo ‘137 Pillars’, ofrece dos rituales Sleep by Design y Sleepdown y servicio de “mayordomo del sueño” en sus hoteles de Chiang Mai y Bangkok, miembros de SLH. Por su parte, DasPost hotel (Austria), también SLH, cuenta con sábanas de fibra orgánica de madera de haya que se enfrían en verano y se calienta en invierno para el mayor confort de sus huéspedes durante el sueño.

  1. Alimentando los sentidos. Ya nadie pone en duda la importancia que ha ganado la gastronomía en el turismo, pero los alojamientos de lujo van más allá de ofrecer rígidos menús gourmet. Se trata de sorprender al huésped y para ello se rompen moldes como dejar que el cliente decida qué quiere comer, cuándo y dónde. Los hoteles SLH Ett Hem (Suecia) y Foxhill Manor (Reino Unido) otorgan una completa libertad a los huéspedes en cuanto a la gastronomía. Cada mañana, los chefs deciden el menú del día con los huéspedes, que también pueden elegir el momento y el lugar donde comer, en el invernadero, en la biblioteca… servirse un aperitivo en la cocina o acceder a la bodega para seleccionar su propio vino; como si estuvieran en su propia casa.

 

Leave a Reply